La maravillosa historia del Día de Muertos en México

El día de los muertos es una fiesta interesante celebrada en el centro y sur de México durante los días 1 y 2 de noviembre. A pesar de que esto coincide con la fiesta católica llamada Día de Todos los Santos, las creencias se han combinado con la finalidad de honrar a los difuntos.

En México se cree que las puertas del cielo se abren a la medianoche del 31 de octubre, y los espíritus de todos los niños fallecidos (angelitos) se les permite reunirse con sus familias durante 24 horas.

El 2 de noviembre, los espíritus de los adultos bajan para disfrutar de las fiestas que se preparan para ellos.

En la mayoría de los pueblos de México, se hacen hermosos altares u ofrendas que adornan cada hogar. Están decoradas con velas, baldes de flores, montículos de frutas, cacahuates, platos de mole, pilas de tortillas y grandes panes de Día de los Muertos.

El altar necesita tener mucha comida, botellas de refresco, chocolate caliente y agua para los espíritus cansados. Juguetes y caramelos son dejados para los angelitos, y el 2 de noviembre, cigarrillos y mezcal se ofrecen a los espíritus adultos.

Pequeños esqueletos de arte popular y cráneos de azúcar, comprados en los mercados al aire libre, proporcionan los toques finales que hacen de ésta fiesta algo tan característico.

Celebración de todos

El Día de Muertos es una fiesta muy costosa para estas familias auto-suficientes, indígenas en su mayoría aunque en las grandes ciudades se sigue conservando la tradición. Muchos gastan más de dos meses de ingresos para honrar a sus muertos. Ellos creen que los espíritus proveerán protección, buena suerte y sabiduría a sus familias. 

En la tarde del 2 de noviembre, las festividades incluyen acudir al cementerio. La gente limpia las tumbas, come entre las tumbas, escucha la banda del pueblo y recuerda a sus seres queridos.

La tradición mantiene al pueblo cerca.

El mundo católico

Ésta tradición se celebra en todo México y el mundo católico. Las misas especiales y  la limpieza de las tumbas del cementerio son parte de las actividades tradicionales… es sólo en el centro y sur de México donde las fiestas coloridas se llevan a cabo en los cementerios y se elaboran altares de ofrenda en los hogares para honrar a los miembros de la familia que han fallecido.

En México, el colorido y muy esperado, Día de los Muertos trae consigo celebraciones principalmente en Michoacán, México, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Chiapas y Yucatán. El norte de México, con sus raíces menos indígenas y más europeas, pasa el día limpiando tumbas y asistiendo a misa… sin música, ni bebidas ni fiestas en los cementerios.

Gente en partes de Italia, España, América Central y del Sur y Filipinas celebran el Día de Todas las Almas y Todos los Santos el 1 y 2 de noviembre. Misas especiales y tal vez la limpieza de las tumbas del cementerio son parte de las actividades tradicionales, sin embargo nada comparado a las festividades mexicanas.

Si eres de otro país distinto a México, y tienes la posibilidad de viajar en las fechas señaladas, visita ésta tradición milenaria que encontrarás en cada calle del país.

Comentarios